Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Investigadores de UAdeC, entre los mejores del mundo; Coahuilenses expertos en biotecnología Vienen megapuentes escolares; En noviembre, solo 17 días de clases ‘Reconecta’ La Josa con saltillenses; enciende el ánimo a 2 mil personas Fomenta DIF Coahuila nutrición saludable en el ámbito laboral: Marcela Gorgón Empistolados irrumpen y saquean caja de ahorro; someten a tres mujeres

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

¡México, creo en ti!

Por Jorge A. Meléndez

Hace 1 mes

Hace 45 años, en mis últimos años de primaria, declamaba en las ceremonias de la Independencia, en el Instituto Cumbres de Saltillo, la fabulosa poesía ¡México, Creo En Ti!, de Ricardo López Méndez.

Un credo lleno de esperanza, de un amor patrio entremezclado con los contrastes, contradicciones y retos de un país que lo tiene todo, pero que a la vez no tiene nada. Un cántico ideal para celebrar esa fe hoy tan necesaria cuando vivimos entre tantas tribulaciones y amenazas.

Con el respeto que me merece el magnífico texto de este poeta yucateco, hoy me atrevo a tomar cuatro de sus estrofas (en itálicas) a las que agrego algunas de mi autoría, que buscan reflejar los aconteceres actuales.

De antemano, una disculpa por este burdo intento.

“¡México, creo en ti! como en el vértice de un juramento. Tú hueles a tragedia, tierra mía, y sin embargo ríes demasiado, acaso porque sabes que la risa es la envoltura de un dolor callado.

“¡México, creo en ti! Creo en el poder de un liderazgo que comprenda que por algo Dios nos dio solo una boca, pero dos ojos y dos orejas. Que entonces entienda que hay que hablar poco y observar y escuchar mucho.

“¡México, creo en ti! Creo en la independencia de pensamiento que acepta la realidad, aprende y ajusta. Que no se escuda en ‘otros datos’ para esconder una ineptitud que nos lleva directito a un destino que asusta.

“¡México, creo en ti! Creo en la palabra verdadera, alejada de los insultos de las ‘mañaneras’.

“¡México, creo en ti! Creo en evaluar a nuestros buenos maestros para mejorar la educación y así transformar de veras a toda la nación.

“¡México, creo en ti! Creo en enseñar a pescar para eliminar la pobreza. Creo en el poder de la educación y el empleo para generar riqueza. Rechazo el espejismo de que regalar es progreso, porque no, no es lo mismo.

“¡México, creo en ti!, porque escribes tu nombre con la equis, que algo tiene de cruz y de calvario. Porque el águila brava de tu escudo se divierte jugando a los volados con la vida y, a veces, con la muerte.

“¡México, creo en ti! Creo en tus fantásticos paisajes. Desde la gran sierra Tarahumara hasta el cañón del Sumidero; a pesar de que ahora al recorrerlos tengas que cuidar que un criminal no te meta un agujero.

“¡México, creo en ti! Creo en tu potencial de regeneración, a pesar de que los abrazos se tiñan de rojo por tanto y tanto balazo.

“¡México, creo en ti! Creo en las energías limpias aunque hoy tus cielos se pinten de negro por la quema de combustóleo. Creo que algún día entrarán en razón los que hoy contaminan a nuestra nación.

“¡México, creo en ti! Creo en unas Pemex y CFE esbeltas. Creo en el valor de la competencia para generar mejoras y eficiencia.

“¡México, creo en ti! Creo en el crecimiento económico como condición necesaria para el desarrollo. Creo en políticas basadas en las mejores prácticas y no en designios de un Tlatoani que se dedica a echar rollo.

“¡México, creo en ti!, porque si no creyera que eres mío el propio corazón me lo gritara, y te arrebataría con mis brazos a todo intento de volverte ajeno ¡sintiendo que a mí mismo me salvaba!

“¡México, creo en ti! Creo que la mejora sí es posible, a pesar de los pesares. Creo que al país no se lo acaban en seis años. Aunque los andares que hoy andamos nos provoquen muchos daños.

“¡México, creo en ti! Aunque hoy suframos la cuarta transformación, todavía falta. Vendrán la quinta, sexta, séptima y octava. Al cabo ya muy pronto descansarán nuestros problemas en el rancho La Chingada.

“¡México, creo en ti!, porque eres el alto de mi marcha y el punto de partida de mi impulso. ¡Mi credo, Patria, tiene que ser tuyo, como la voz que salva y como el ancla…!”

Creo que México es mucho más que nuestros políticos.

Creo que México somos todos los que buscamos un mejor país.

Un país en paz, un país unido, un país igualitario, un país pujante, un país de oportunidades, un país tan fantástico como el que imaginamos.

Esa grande nación que reside en todos nosotros.

¡Viva México!

 

En pocas palabras…

“¡México, creo en ti!, en el vuelo sutil de tus canciones que nacen porque sí, en la plegaria que yo aprendí para llamarte Patria”.

Ricardo López Méndez,

poeta yucateco.

Notas Relacionadas

Crece la presencia del softbol en Saltillo; Softbol para una mente sana

Hace 1 hora

Zona militar, resultado del trabajo

Hace 1 hora

Heredan pasión por los motores; Plymouth de Torreón hace honor a don Félix

Hace 1 hora

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 1 hora

Zona militar, resultado del trabajo

Hace 1 hora

El colmo de un pianista, que su mujer se llame ‘Tecla’ y la toque otro

Hace 1 hora

Sexta Zona Militar