Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
AMLO destaca libertad de Cuba y reitera llamado a EU para levantar bloqueo contra la isla Devil In Ohio: Esto es lo que debes saber de la nueva serie de Netflix y Emily Deschanel Descubren nuevo dibujo de Vincent van Gogh de 1882 Selección Mexicana se mantiene dentro del Top 10 del ranking de la FIFA Llegan a México más de 2 millones de vacunas anticovid de AstraZeneca y Sputnik

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

¿Qué lenguaje habla mi hijo? Los 5 lenguajes del amor de los niños

Por María José César

Hace 3 meses

Cómo padres estamos convencidos de una certeza: amamos incondicionalmente a nuestros hijos. Pero, ¿Qué tanto ellos se sienten amados?

La semana pasada hablamos de “los 5 lenguajes del amor de la pareja” por Gary Chapman, y esta semana nos enfocaremos en su investigación sobre los lenguajes de los niños. Chapman, de la mano de la psicóloga y educadora Ross Campbell, resalta que pocos padres se dan cuenta que tienen la responsabilidad de amar a sus hijos del modo en que ellos se sientan amados y de enseñar a sus hijos a controlar los sentimientos de cólera y canalizarlos positivamente.

Cada niño tiene un lenguaje de amor primario o modo de comunicarse, un modo en que él o ella entienden mejor el amor de los padres. Tu hijo y el mío, necesitan saber que son amados para convertirse en adultos responsables. Los papás somos responsables de darles a nuestros hijos abrigo, alimento y vestido, pero también somos responsables de cuidar el crecimiento y la salud mental y emocional de nuestros hijos.

¿Cómo conocer cuáles son las necesidades emocionales de nuestros hijos? La clave está en hablar el lenguaje del amor de tu hijo para decirle “te amo” de una forma que él pueda entenderlo. Al hablar el lenguaje primario de tu hijo le harás sentir amado y de esa forma le darás las tablas, la seguridad y la esperanza durante su crianza. Recuerda que el amor es la base, el amor es el cimiento.

Chapman y Campbell lo explicaban de esta forma…” Cada niño tiene un tanque de sentimientos, un lugar de fuerza emocional que puede darle impulso para atravesar los días difíciles de la niñez y la adolescencia. Tal como los automóviles obtienen su fuerza de la reserva del tanque de gasolina, nuestros hijos obtienen su fuerza de la reserva acumulada en sus tanques de sentimientos. Debemos llenar el tanque sentimental de nuestros hijos, a fin de que ellos puedan actuar como deben y alcanzar el máximo de sus posibilidades.”

Pero, ¿Con qué llenamos ese tanque? Con amor incondicional, no con un amor condicionado. En ocasiones los padres amamos con un amor condicional (ofrecer regalos si se comportan cómo uno quiere). Sólo cuando les damos un amor incondicional, los comprendemos, y aprendemos a lidiar con su conducta buena o mala, estamos llenando su tanque. A partir de ahí podemos entrenar o disciplinar, pero con un tanque lleno.

El amor incondicional sucede cuando se demuestra que se le ama sin importar lo que pase. Le amamos sin tener en cuenta la apariencia, logros, desventajas, la forma de ser y las acciones. Recuerda que si los amas incondicionalmente, se sentirán cómodos consigo mismos y serán capaces de controlar su ansiedad y su conducta en tanto crecen hasta la edad adulta.

Te comparto estos tips para identificar cual es el lenguaje de tu hijo, observa y escucha.

Observa cómo expresa su amor por ti y cómo expresa el amor a otros: ¿“Escoge hacerte una merienda” (servicio)?, ¿“te regala flores / tarjetas” (regalo)?, ¿“le gusta que vean juntos su programa favorito” (tiempo de calidad)?

Escucha lo que pide con más frecuencia: ¿”Pide regalos” (regalos)?, ¿”desea pasar tiempo contigo” (tiempo de calidad)?, ¿“le gusta que lo elogies” (palabras de afirmación)?

Toma en cuenta de qué se queja con más frecuencia: “Nunca jugamos pelota” (tiempo de calidad), “trabajas demasiado” (servicio), “casi no me dices que me quieres” (palabras de afirmación), ¿”por qué no me dices cuando algo te gusta” (palabras de afirmación)?

Dale a escoger: ¿”Vamos al parque a jugar (tiempo de calidad) o prefieres un juguete (regalo)?”, “¿prefieres que te haga un pastel de manzana (servicio) o que armemos un rompecabezas juntos (tiempo de calidad)”?

Si tienes varios niños en tu familia, muy probablemente y por sus distintas personalidades, cada uno tendrá un lenguaje diferente. Presta atención y relaciona los lenguajes de cada uno. Los 5 lenguajes del amor de los niños son :

Palabras de aprecio/afirmación/reconocimiento. Elógialo todos los días, sin caer en la exageración. Hágale saber a su hijo lo que hace bien. Aliente, anime y motive.

Tiempo de calidad. Haga tiempo con su hijo media hora al día para estar con el. Pregúntele a su hijo como estuvo su día. Mire a los ojos. Cuéntele cuento o historias.

Recibir regalos/detalles. Los regalos no son pagos por favores o recompensas. Tenga detalles con el y cada cosa que le de hágalo de forma especial. Recuerde que el mejor regalo es nuestra presencia como padres.

Actos de servicio. Si su hijo siempre esta tratando de ayudar a usted o a otros, este es su lenguaje. Prepare su comida, llévelo a sus clases, ayúdele con la tarea o proyecto.

Contacto físico. Despierte a sus hijos con un beso, despídase de ellos con un abrazo. Si caminan dele la mano. Acaricie su cabello. Abrace, de palmadas.

Tenemos que aprender a hablar el lenguaje del amor de nuestros hijos si queremos que ellos se sientan amados. Cuando cada miembro de la familia comienza a hablar el lenguaje primario del otro, el clima emocional de la familia mejora enormemente.

Notas Relacionadas

Arranca hoy la FILC: ‘El lenguaje incluyente es una cortina de humo’

Hace 7 horas

Interesa a Canadá llevarse productos del agro coahuilense

Hace 7 horas

Continúa Registro de Prestadoras de Servicios Especializados

Hace 7 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 8 horas

La realidad de las remesas en México

Hace 8 horas

El segundo aire

Hace 8 horas

El “Grito”