Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Snoop Dogg será un relevo de la antorcha en inauguración de París 2024 AMLO cae en fake news y lamenta falsa muerte de Jimmy Carter, expresidente de EU Asaltos en carreteras: estas son las tres vías más peligrosas de México Exige AMLO a Poder Judicial no manipular a trabajadores Gobierno de Hidalgo no reubicará viviendas en laderas del río Tula

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

¿Qué son los vínculos afectivos?

Por María José César

Hace 4 meses

“El vínculo afectivo es el principal lazo en toda relación. Si este se pierde, no se puede hablar de unión, y para que sobreviva tiene que prevalecer el respeto”. Franko Castle de Montenegro

 

El vínculo afectivo es un sentimiento de amor y de empatía que une a las personas. A partir de darse el vínculo, se generan emociones de solidaridad, comprensión, cariño y ayuda. Todos tenemos la necesidad de formar vínculos, ya que estos nos aportan seguridad. Y es que cuando establecemos una relación afectuosa, permanente, continua y plena, ambas personas crecen y se fortalecen.

Qué cierta es la frase que dice que… “Los vínculos son transacciones: Es dar amor y recibir amor simultáneamente”. Y es que el vínculo afectivo es un lazo de amor, de empatía, y de cuidado mutuo que genera bienestar y seguridad.

Los vínculos no se generan por los lazos sanguíneos o por la convivencia constante… estos se van construyendo de una manera progresiva, con acciones concretas, sentimientos de comprensión, de apoyo, de solidaridad, de amor y de unión.

Cada persona tenemos un estilo afectivo distinto.

Cada persona tenemos una forma distinta de crear vínculos, de relacionarnos en ese dar y recibir.

Según Sánchez Cuevas, con las investigaciones de Hazan, Shaver y Bradshaw, en los 80s no se alcanzaron teorías sólidas sobre los estilos afectivos en los adultos. Los resultados indicaron que los vínculos amorosos vendrían determinados por diferentes estilos de apego, cuyo objetivo principal era buscar protección y seguridad emocional. Así, la calidad del vínculo de apego dependería de las estrategias que sí nos funcionaron en la infancia y nos brindaron seguridad (con nuestros cuidadores o padres).

Hasta la fecha, se han identificado cuatro estilos de apego que influyen en la dinámica de las relaciones de pareja y los vínculos afectivos que se establecen con las demás personas.

¿Cómo vinculamos? Con el estilo de apego que aprendimos en la infancia.

1. Seguro: Crecemos sintiendo seguridad en nosotros mismos. Esta seguridad nos proporciona conocer y explorar el mundo con confianza.

2. Ansioso: Crecemos sintiendo inquietud hacia nuestras figuras de apego. Esta inquietud nos genera ansiedad o rabia a nivel emocional.

3. Evitativo: Crecemos sintiendo desconfianza hacia nuestras figuras de apego. Esa desconfianza nos hará explorar el mundo sin profundizar demasiado. No expresamos las emociones y las necesidades.

4. Desorganizado: Crecemos sintiendo confusión hacia nuestras figuras de apego. Hay inestabilidad, miedo al abandono. Esta confusión nos genera un caos interno que nos impide saber cómo actuar a futuro.

Qué cierta es la frase que dice que… “Los vínculos son transacciones: Es dar amor y recibir amor simultáneamente.”

Y tú… ¿Cómo te das? ¿Cómo te vinculas con las demás personas?

¿Vives en equilibrio en tus relaciones primarias o tiende a haber un desequilibrio?

Realiza ese viaje a mirar tu infancia y permítete identificar qué tan vinculado te sentías en ese entonces con tus padres o cuidadores. Esa sensación, puede ser la que hoy te acompañe y sea una constante en tus vínculos de adulto.

Aceptar los vínculos y darles su lugar es aceptar la realidad como es y decidir tomar la vida. Aceptar los vínculos no significa tener que aceptar la relación, pero sí aceptar que hay un lazo que no necesariamente es sano.

Está en cada uno restaurar nuestras relaciones, sanar los vínculos que nos unen, poner límites y decidir cuáles vínculos sí vale la pena cuidar.

Recuerda, en ese dar y recibir en equilibrio, reestableces ese vínculo.

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 6 horas

Ni un paso para atrás

Hace 6 horas

Arteaga y la política ficción; otra de malos perdedores

Hace 6 horas

50 mil “diablitos”