Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
¡Ya salió del hospital! Toño Mauri habla de salud tras ser operado de emergencia Hombre que iba esposado en una patrulla se rompe el cuello cuando esta frenó bruscamente ‘No quiero que mis hijos me vean así’: la difícil batalla de Fernando del Solar contra el cáncer Tele Zócalo Vespertino / 30 de junio de 2022 Fernando del Solar: Así fue su polémica relación con Ingrid Coronado y ¿por qué se divorciaron?

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

| La cantante estrenará en julio el documental Yo Soy la Reina.

Arte

Tiene la ópera mixe una reina, es un ejemplo de tesón

Por Grupo Zócalo

Hace 1 mes


Comparte la oaxaqueña cómo ha sido su duro camino en el arte

Ciudad de México.-  Aunque María Reyna, soprano oaxaqueña, ya cantaba con Natalia Lafourcade o Lila Downs, al bajarse del escenario regresaba a su trabajo como empleada del hogar.

Nacida en Santa María Tlahuitoltepec, tierra de músicos, canta desde niña, pero decidió trasladarse a los 15 años a Guadalajara para poder educar su voz porque, aunque abundan las bandas filarmónicas en su pueblo, no hay ahí clases para educar la voz.

Cantaba con grupos versátiles y concursaba en las fiestas patronales, donde ganaba electrodomésticos.

Su propia madre, campesina como su padre, la alentó a irse. Le dijo en mixe, su lengua materna: “Detrás de esa montaña, hay una vida diferente”.

Trabajar en casa es una vida difícil”, dice en entrevista la cantante.

Con su primera empleadora, Patricia, aprendió español y a usar los cubiertos, con cuchara y tenedor. En su siguiente trabajo, en casa de unos médicos, un día pusieron música de la Banda Filarmónica de Tlahuitoltepec, sin saber que ella era de allá, y al escucharla, se echó a llorar: “Es mi casa, pero quiero estudiar”.

María Reyna intentó en la UdeG y estuvo tomando cursos, pero no la aceptaron por no saber leer música. Ese día salió muy afectada, triste. “¿Será que esto no es para mí?”, se preguntó, y camino al centro de la ciudad se encontró con una escuela chiquita donde preguntó por las clases de canto.

La recibió el compositor y director Joaquín Garzón, un primer encuentro que resultaría decisivo para el futuro de la soprano. Él aceptó escucharla. Empezó a cantar No quiero estar ahí, una canción de moda, y la acompañó al piano.

María Reyna salió de la escuela con la promesa de volver, pero no lo hizo porque no podía pagar las clases; en ese tiempo pagaba renta y ganaba muy poquito. 

Intentó buscar otro trabajo donde le pudiera ir mejor en otra colonia de Guadalajara, pero, sin dejar de pensar en el canto y buscando una escuela, volvió a toparse con Garzón, quien en ese otro lado de la ciudad tenía una academia. El reencuentro fue definitivo. 

A partir de 2009 fue su alumna, pero María Reyna aún sufría para pagar las clases, a veces ni comía ni cenaba.

Garzón y su esposa, Gabriela Avendaño, dueños de la escuela, le abrieron su cocina para que pudiera comer.

Hasta que un día, María Reyna tomó la decisión que considera la “más grande” de su vida. Sus empleadores de entonces le dijeron que cantar no la iba a llevar a ningún lado y que mejor se quedara en la casa.

Yo les dije, ‘No, señores, yo vengo a cumplir mis sueños, yo quiero trabajar de lo que me gusta y no me voy a quedar aquí en casa’”.

Al enterarse, la familia Garzón reaccionó de inmediato: “Salte de ahí”. Y a partir de esa noche, y durante seis meses, la escuela fue su hogar.

Garzón, quien le enseñó la técnica operística, le insistía en que debía ser auténtica y, en tanto que extrañaba su lengua, que por qué no cantaba en mixe. Y María Reyna comenzó a cantar Tääk´Unk (Madrecita, en lengua mixe ayuujk): “Madre, por siempre te llevo en mi corazón”, mientras lloraba de nostalgia por la mujer más importante de su vida, que no entiende español.

Era el nacimiento de un nuevo género: la ópera mixe.

Con los arreglos de Garzón, grabó junto a él un video con canción original de Talemón Vargas, y lo colgaron en redes sociales. Ese 2012 recibió la invitación para cantar en Oaxaca y ser la voz de las mujeres indígenas y afrodescendientes; cantó en mixe, zapoteco e italiano, idioma que aprendió por su formación operística.

El 21 de noviembre (de ese año) me dieron mi nombre de soprano mixe”, asegura.

No pensaba estudiar ópera, un género que ni conocía. “Es más, yo le decía a mi maestro: ‘¿Qué es eso? Yo no voy a cantar así; la muchacha está gritando’”.

Pero Garzón le planteó que si quería ser una cantante profesional tenía que aprender la técnica, y que en el camino encontrarían quién era María Reyna.

Y así fue: cantar en mixe y otras lenguas originarias como soprano le descubrió un mundo.

La ahora llamada “ópera mixe” es una fusión de música clásica y jazz contemporáneo cantada en lenguas originarias.

Notas Relacionadas

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 9 horas

Completa Festival Cervantino su cartelera

Hace 9 horas

Captura Han Sungpil los males que condenan a la naturaleza

Hace 9 horas

Ahondan cuentos en el origen de todos los males: los padres

Hace 23 horas

Coahuila invita a disfrutar los museos este verano

Hace 1 dia

Nuevo Museo de Momias de Guanajuato no cumple con normativa y es ‘una falta de respeto’: ICOMOS

Hace 1 dia

¿Qué pasa con los libros? ‘Desrusificación’ divide a libreros y lectores ucranianos

Hace 1 dia

Amelio, mi coronel, la novela del primer revolucionario mexicano transgénero

Hace 1 dia

Siembra Cristian Alarcón un alegre jardín narrativo

Hace 1 dia

Muere poeta cubana Fina García-Marruz

Hace 1 dia

Regresa el terror que inspiró al Guernica

Hace 1 dia

Recordarán con danza al padre Gofo

Hace 1 dia

Van científicos mexicanos por la Antártida