×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 5 años
[Especial]

Ciudadanos: campaña paralela

Reforma

Mientras los partidos y sus candidatos están en campaña, la sociedad civil organizada trabaja para fijarle una agenda al próximo

Imprimir
México.-Ni siquiera había empezado el proceso electoral y ya varios grupos de la sociedad civil se estaban reuniendo para ponerse de acuerdo en cómo incidir con fuerza en las campañas. No quieren ser, otra vez, grupos utilizados por los políticos para tomarse la foto.

Desde mediados de 2011, activistas, académicos y empresarios celebraban reuniones lo mismo en cafés que en restaurantes o en pequeños salones. Sus encuentros duraban varias horas y a veces terminaban en acaloradas sesiones. Algunos discutían cuál era la mejor forma de emplazar a los entonces precandidatos a la Presidencia para que se comprometieran con sus agendas. Otros trabajaban en la creación de una red de colaboración que tuviera la fuerza para posicionar demandas durante el proceso electoral, pero que no se rompiera después del 1 de julio.

La campaña de la sociedad civil, paralela a las campañas de los partidos políticos, ya está en marcha, y no tiene como objetivo recaudar compromisos de los candidatos, sino hacer partícipe a la sociedad organizada del diseño de las políticas públicas del próximo sexenio y no perder el impulso generado por sus más recientes logros, la aprobación de la Ley General de Víctimas y la reforma política, entre otros.

Algunos de los resultados de esos eventos ya se han visto, como la organización de foros, mesas de debate y convocatorias en redes sociales. La culminación de estos esfuerzos será la celebración de una magna cumbre ciudadana en la que organizaciones no gubernamentales, activistas y académicos generen una agenda mínima de acción e informen a los candidatos a la Presidencia lo que quieren, para comprometerlos con sus demandas.

Esta cumbre será el evento en el que más grupos participarán de manera conjunta, y se llevará a cabo los próximos 21 y 22 de mayo. Alrededor de 200 organizaciones se reunirán en el Palacio de Minería para realizar la Primera Cumbre Ciudadana para Construir un México Pacífico y Honesto. Su organización es liderada por María Elena Morera, presidenta de Causa en Común.

Los distintos grupos buscan una misma meta: no comenzar el siguiente sexenio desde cero.

La Cumbre Ciudadana

Morera recuerda que el momento en que decidió que varias organizaciones debían unirse para hacer un frente común e impulsar iniciativas ciudadanas fue tras el ataque al casino Royale, el jueves 25 de agosto de 2011, en el que murieron 52 personas. Eso evidenció que el país estaba en una emergencia, por lo que decidió aprovechar sus contactos para tratar de unir a la sociedad civil.

Menos de una semana después del ataque en Monterrey, el miércoles 31, ya estaban sentados, a petición de Morera, en el Café Havanna, de Polanco, 19 personas representando a 15 organizaciones para discutir qué podían hacer ante la violencia y la desarticulación social. Entre los participantes se encontraban Elías Kuri, de Iluminemos México; Isabel Miranda de Wallace, de Alto al Secuestro; Maite Azuela, de Dejemos de Hacernos Pendejos; Mara Hernández, del Centro de Colaboración Cívica; Orlando Camacho, de México SOS, y Mateo Lejarza, del Centro de Estudios Estratégicos Nacionales. También se encontraban Ana Laura Magaloni, académica del CIDE, y Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky.

Había representantes también del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Toma de Protesta, Reelige o Castiga, el Observatorio Nacional y Evolución Mexicana.

Desde el principio, recuerda Morera, el objetivo de las reuniones fue claro: generar mecanismos para que todos los participantes pudieran impulsar causas en común que ayudaran al país a mejorar. Los primeros grandes acuerdos de este grupo ya tuvieron victorias en el Congreso de la Unión: la aprobación de la Ley de Víctimas y de la reforma política, y el freno a la ley de seguridad nacional en su planteamiento inicial.

“La primera convocatoria fue, sobre todo, para organizaciones que tuvieran que ver con seguridad. Pero después nos fuimos abriendo. A partir de esa primera reunión comenzamos a tener reuniones cada 15 días, con el objetivo de que nos sumáramos todos. Y la fórmula era que todos nos sintiéramos incluidos, que no hubiera un papá. Eso nos molesta mucho a las organizaciones. Fui armando la red para que todos se sintieran parte muy importante.

“Después salió la idea de realizar una Cumbre Ciudadana. Decidimos que hacerla en tiempo electoral tendría un impacto importante, pero esto es independiente de las campañas. La idea de la Cumbre es que en dos días,podamos definir cuáles son los puntos más importantes de la agenda para impulsar en el corto, mediano y largo plazo”, asegura la activista.

El 7 de septiembre, este conglomerado hizo su primera aparición pública en un hotel de la Ciudad de México. En conferencia de prensa, Morera y Wallace se sentaron a lado de los representantes del movimiento “#ReformaPoliticaYa” para exigir a los diputados aprobar la reforma política. Siete meses después, el 19 de abril, los diputados aprobaron tres de los cuatro puntos ciudadanos de dicha reforma (candidaturas independientes, iniciativa ciudadana y consulta popular).

Al grupo que desde entonces visualizó la Cumbre Ciudadana se han sumado Alberto Núñez Esteva, de Sociedad en Movimiento; David Calderón, de Mexicanos Primero; Emilio Álvarez Icaza y Javier Sicilia, del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad; Ernesto López Portillo, de Insyde; Blanca Heredia, de MXM; Ernesto Canales, de RENACE; Sergio Aguayo, de Alianza Cívica, y el ciberactivista Gonzalo Ibarra, conocido en Twitter como @YONOFUI.

También se integraron representantes de México Unido Contra la Delincuencia, el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), el Consejo Cívico de Instrucciones de Nuevo León (CCINLAC), Mujeres y Punto, Puebla Vigila, México con Paz y la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica. Representantes de instituciones académicas, como el CIDE, y de centros de investigación como el CIDAC, México Evalúa y la Fundación Ethos, además de la UNAM, también están entre los 30 convocantes a la Cumbre.

Desde marzo, estas organizaciones se han encargado de invitar a la magna reunión a las otras organizaciones. Sin esta invitación, no es posible asistir. Para participar, se estableció una regla de oro: los activistas y académicos que participen deberán renunciar a utilizar el evento con fines de promoción electoral de ningún partido o persona. Por este candado, Miranda de Wallace, actual candidata panista a la Jefatura de Gobierno del DF, no podrá participar. La idea de estas reglas es blindar la cumbre y que los partidos políticos no la vean como otro ring de la contienda electoral.

La dinámica

En la Cumbre Ciudadana se realizarán seis mesas de trabajo, de las cuales se pretende que salga una agenda mínima que impulsarán, en bloque, todos los participantes. Las temáticas de estas mesas son seguridad ciudadana y derechos humanos; Reforma política y participación ciudadana; transparencia y rendición de cuentas; Fortalecimiento de la sociedad civil organizada; equidad, cohesión social y educación de calidad, y empleo digno y desarrollo económico sustentable.

Morera asegura que durante la cumbre se llevará a cabo un proceso “complicadísimo”: que las organizaciones definan con su voto cuáles son los temas más importantes a impulsar en la arena pública desde cualquier plataforma, sea el activismo tradicional o el que se lleva a cabo en redes sociales.

“Nosotros llevaremos algo adelantado el trabajo. Ya les enviamos un cuestionario previo a todas las organizaciones para que nos digan, de una lista preliminar de temas, si están de acuerdo o en desacuerdo que se incluyan esas cuestiones. La idea es generar una agenda común a la que las 200 organizaciones le demos prioridad, independientemente de cuáles sean los temas que nosotros impulsemos desde nuestra organización”, explica.

El compromiso que adquirirán las organizaciones que asistan será que impulsen en determinados espacios las causas aprobadas en la Cumbre, no las propias, para generar más presión sobre la clase política y que se generen cambios, sostiene la ex presidenta de México Unido Contra la Delincuencia. “Es doblegar el ego por el bien común”, resume.

Para la realización del evento, cada una de la treintena organizaciones convocantes aportó 10 mil pesos a un fondo común con el que se financiarán no sólo los gastos logísticos, como el material de papelería y la instalación de mobiliario, sino también la participación de representantes de organizaciones de todo el país que no cuenten con los recursos para trasladarse a la Ciudad de México y pagar a los conferencistas. Para la administración de este fondo se creó una cuenta a nombre de Propuesta Cívica.

Las organizaciones que no cuenten con recursos podrán recurrir a patrocinadores para cubrir la cuota. La única institución convocante que no aportó al fondo fue la UNAM, pues aportó la sede, el Palacio de Minería.

Los candidatos presidenciales ya están invitados a participar en la clausura del evento, el 22 de mayo. Si asisten, cada uno por separado escuchará las conclusiones a las que llegaron las organizaciones y tendrán 10 minutos para exponer su compromiso con la sociedad civil.

La Cumbre Ciudadana es el primer paso de un proyecto más amplio. Habiendo definido la agenda a impulsar, los representantes de esta cumbre participarán en otro ejercicio conjunto de definiciones, ahora con el Consejo Coordinador Empresarial, con el fin de alcanzar en el futuro una agenda mínima impulsada por ambos frentes. Ya hay acercamientos de Morera con Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del CCC.

La agenda de las víctimas

Para el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, la realización de la Cumbre Ciudadana es el camino correcto, pues permitirá continuar con la dinámica dialogal con el gobierno que permitió la aprobación de la Ley de Víctimas y el freno a la ley de seguridad nacional planteada por el Presidente y los partidos.

Para Emilio Álvarez Icaza, uno de los voceros de la cumbre, esta acción colectiva tiene una diferencia fundamental con los esfuerzos similares anteriores (el Encuentro Nacional de Organizaciones Civiles en 1994, que buscaba cambios en el rubro electoral; Poder Ciudadano en 2000, que buscaba la alternancia; y Diálogo Democrático Nacional en 2006, que buscaba la consolidación de la sociedad civil en la transición). La Cumbre Ciudadana no está pensada en horizontes electorales. “Gane quien gane la Presidencia, hay ciertas cosas que para nosotros son irreductibles. Eso es lo que vamos a definir. No queremos que se retroceda y tendremos claro un plan de acción para impulsar lo que queremos”, sostiene.

Lo que se pretende, resume el ex ombudsman capitalino, es impulsar cambios en las políticas públicas que destraben la transición democrática en México, empantanada por la clase política, y asegura que este esfuerzo tiene más posibilidades de éxito hoy que en el sexenio pasado, marcado por la polarización.

“Vivimos una transición estancada, y necesitamos recuperar una agenda de transición. La Cumbre es un espacio para recuperar esa agenda. Nosotros ya tuvimos un gran acuerdo así en 1994, en negativo. Sabíamos qué no queríamos. Después del 2000 vino el cambio de las preguntas y la multiplicación de las respuestas. Ahí afloraron las diferencias que antes estaban ocultas, porque todos queríamos un fenómeno de mayor democracia en distintos ámbitos de la vida, no sólo el cambio de gobierno. Después, en 2006, los que eran aliados se convirtieron en adversarios.

“La pregunta es si podremos construir acuerdos mínimos, no máximos. A lo que aspiramos es a un piso, no a un techo. No pretendemos la uniformidad, venimos de eso y es poco real. Sí, la diversidad resta potencia, pero si la sociedad civil logra alcanzar acuerdos mínimos será súper poderosa”, sentencia.

El Movimiento planea encontrarse con los candidatos en la cuarta semana de mayo. La dinámica del encuentro será la misma que la de los diálogos que tuvieron con el Gobierno federal y el Congreso de la Unión en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Buscan que se realice en ese recinto.

Otras agendas

La dinámica de la sociedad civil mexicana, conformada por alrededor de 20 mil organizaciones con y sin registro, no se agota en la organización de la Cumbre. Otros temas que las organizaciones intentan hacer visibles durante la campaña son la ecología, el desarrollo sustentable, los derechos del consumidor, las telecomunicaciones, la transparencia, la educación y la participación política.

Uno de los sectores más activos durante esta campaña ha sido el de las organizaciones ambientalistas. La coalición “México rumbo a la Sustentabilidad”, conformada por 22 asociaciones, como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, The Nature Conservancy, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, el World Wild Fund (WWF) y Pronatura, entre otras, preparó un documento con 40 propuestas para la administración pública federal del próximo sexenio y convocó a los candidatos a la Presidencia a pronunciarse sobre ésta.

Dos candidatos ya se reunieron con ellos en el Club de Industriales. Josefina Vázquez Mota (24 de abril) y Gabriel Quadri (4 de mayo) se pronunciaron sobre sus propuestas y establecieron compromisos. Esperan que Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador también lo hagan.

En materia de transparencia, la Red por la Rendición de Cuentas, creada en mayo de 2011 y en la que participan 60 socios de sociedad civil y entes gubernamentales, también está buscando acercamientos con los candidatos presidenciables para que adopten su agenda. El pasado 23 de marzo ya tuvieron un primer encuentro con los dirigentes nacionales de los partidos políticos -salvo del PT- para exponerles sus propuestas. Además, están organizando foros regionales sobre transparencia en siete estados.

En el rubro de salud también hay planes. El Poder del Consumidor está evaluando las plataformas de los aspirantes a Los Pinos en materia de alimentación sana para los niños y arrancará en junio una campaña, junto con la Red por los Derechos de la Infancia en México, para presionarlos a que adquieran compromisos para garantizar alimentos saludables en las escuelas de educación básica.

Observatel, que analiza el sector de las telecomunicaciones en el país, está preparando ya una serie de cuestionarios que enviará a los equipos de los candidatos para conocer su postura en la materia.

Maite Azuela, fundadora de DHP, asegura que el mensaje para la clase política es claro: “si ustedes no se ponen de acuerdo, nosotros sí lo haremos”.

“Seguiremos con las acciones nos hagan o no nos hagan caso. Tenemos que seguir viendo cómo nos organizamos y cómo generamos mecanismos de condicionamiento, que son los que más trabajo nos ha costado generar como sociedad civil. Nos falta recurrir al ‘si no me cumples, voy a hacer esto’. Sabemos que la única manera que tenemos de medio moverles el tapete a los políticos es con el voto, por eso vale la pena aprovechar el proceso electoral para movernos y gritar”, asegura la activista ciudadana.

PARTIDOS BUSCAN VOTOS

Los candidatos a la Presidencia han implementando distintos mecanismos para acercarse a la sociedad civil y escuchar sus demandas.

El contacto de Enrique Peña Nieto con la sociedad organizada está a cargo de la Fundación Colosio, presidida por César Camacho Quiroz. La Fundación creó los “Encuentros por el Futuro de México”, reuniones en las que se prevé que participen unos 500 expertos, académicos y ciudadanos para formular propuestas al candidato de la coalición “Compromiso por México”.

Las reuniones contemplan seis grandes temas: “futuro... económico, en seguridad y la justicia, educativo, político, internacional y social”. Dos ya se llevaron a cabo: el de futuro económico, el 30 de abril en Puebla, y el de seguridad y justicia, el 9 de mayo en San Luis Potosí.

Josefina Vázquez Mota, por su parte, nombró a Rogelio Gómez Hermosillo, ex presidente de Alianza Cívica y quien fuera su coordinador del Programa Oportunidades en la Sedesol, como su contacto con los ciudadanos. Él es el coordinador de Ola Civil, un movimiento que pretende sumar a la campaña de la candidata panista a ciudadanos y organizaciones.

Ola Civil cataloga las propuestas ciudadanas en 11 temas, que van desde el desarrollo sustentable hasta la inclusión de las personas con discapacidad, los derechos de la infancia y la prioridad por el desarrollo de la juventud. Según la página web del movimiento, la propuesta general josefinista se conformará con las iniciativas que lleguen a la candidata y los acuerdos que suscriba durante la campaña. Hoy la propuesta en la web está vacía.

El contacto de las organizaciones con Andrés Manuel López Obrador es su coordinador de campaña, Ricardo Monreal. Es él el que recibe las propuestas e invitaciones a encuentros.

Además, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y la Fundación Equipo, Equidad y Progreso comenzaron el 6 de marzo el ciclo de debate “Los Grandes Problemas Nacionales. Diálogos por la Regeneración de México”, en el Club de Periodistas. Durante 33 mesas redondas y 11 conferencias sobre 22 temas como ciencia, educación, migración, violencia y economía, entre otros, académicos y militantes de izquierda pretenden ofrecer soluciones a las principales problemáticas del país.



TAGS RELACIONADOS:
Imprimir
te puede interesar
[Zika]
hace cerca de 19 horas
[Simulacro]
hace 19 horas
[Nacional]
hace 3 horas
[Competencia]
hace 19 horas
similares