Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Selección Mexicana aplasta a Haití en el Premundial Sub-20 Nuevos autos de policía llegan a GTA Online Dan a conocer el tamaño de los mapas en Star Wars Outlaws Apple abrirá el NFC de iPhone para evitar multa de millones The Boys: Temporada 5 será como el apocalipsis, promete showrunner

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Nacional

Por Sheinbaum votaron pobres… y ricos

Por Ana Paula Ordorica

Hace 1 mes

Claudia Sheinbaum ganó con el voto de las mujeres; los hombres; de los jóvenes de los que tienen entre 25 años en adelante; de las clases bajas, media-baja, media y de la clase alta.

Así lo revela una encuesta de salida de El Financiero. Votaron por ella de todos los estratos sociales, educativos y de género. Entonces ¿por qué ahora se escucha a tantos decir que los resultados fueron producto de los programas sociales? Sí. La explicación que más he escuchado sobre el triunfo de Sheinbaum y de Morena es que los votos los recibieron gracias a los programas sociales.

En efecto, entre quienes son beneficiarios directos o indirectos de los programas sociales, un 69% votó por Sheinbaum mientras que un 23% votó por Xóchitl. Pero simplificar el resultado electoral a que la gente votó porque reciben unos cuantos miles de pesos me parece un error.

Por Sheinbaum votaron muchos más que los beneficiarios de los programas sociales. Aun cuando Mario Delgado salió la noche de las elecciones a decir que el resultado electoral era un golpe para la oligarquía; para los clasistas y los racistas, parte de esa oligarquía también votó por Morena y por su candidata.

Esa oligarquía que ha recibido cuantiosos contratos de construcción del Tren Maya, del AIFA y de otros proyectos de infraestructura, que lo han logrado sin licitaciones públicas, sino con adjudicaciones directas, también forma parte del grupo de votantes pro-Sheinbaum.

México es un país tremendamente desigual. Pero los extremos se tocan. Y en el voto por Morena y por Sheinbaum ambos extremos se tocaron. Por un lado vemos un estado como Chiapas, sumido en la pobreza y en una inseguridad trágica, que votó abrumadoramente por Eduardo Ramírez, el candidato de Morena a la Gubernatura. Ramírez recibió el voto del 78.6% del electorado. En segundo lugar quedó Olga Luz Espinoza con apenas el 12.6% del voto. Es decir, Morena arrasó. Si vemos los distritos electorales, los mejores resultados para la coalición Sigamos Haciendo Historia (SHH) fueron en Chiapas y Oaxaca en donde ganaron distritos con promedios cercanos al 80 por ciento.

Para el segmento más pobre de la sociedad los programas sociales han hecho una diferencia. Para ellos que salga una clase política a querer ganar su voto asustando con que la democracia está en riesgo es un sinsentido. Si tienes que ver cómo tener lo suficiente para sacar lo del día, esa cosa abstracta llamada democracia no te va a resolver cómo poner comida en la mesa para la familia.

Pero cuando vemos que un 49% de los que no son beneficiarios sociales y un 49% de la clase alta también votó por Sheinbaum y su coalición, es evidente que no se puede simplificar su triunfo al dinero repartido.

Sí, fue mucho el dinero de los programas sociales. Sí, hizo que la elección fuera tremendamente inequitativa. Como no veíamos desde las décadas del PRI hegemónico. Pero en la cual se contaron bien los votos y en esa bolsa de simpatizantes también están clases altas que han resultado sumamente beneficiadas del Gobierno de López Obrador.

Creo que sería un error simplificar el triunfo de Sheinbaum a que ganó porque la apoyaron quienes reciben dinero del Gobierno. Hay otro segmento mucho más beneficiado con las decisiones de López Obrador, ese al que él como opositor llamó La Mafia del Poder, que el 2 de junio votó por Sheinbaum y está contenta y a la expectativa de seis años más de lo mismo.

Por cierto, en esos extremos, esto de los mercados financieros es algo que les tiene sin cuidado. A unos porque no tienen nada invertido en ellos y a otros porque están tan diversificados que lo perdido en una parte es lo ganado en otra.

 

Apostilla

Ya pasaron 10 días de la debacle de la oposición y Alito y Marko siguen tan campantes en sus dirigencias esperando asumir su pluri en el Senado. Incomprensible que los priistas y los panistas se queden conformes con esta desvergüenza.

 

Notas Relacionadas

Oposición está de llorona, dice Mier sobre próximo Congreso

Hace 4 horas

Llegan 300 militares a Nuevo León

Hace 5 horas

Falla rueda de la fortuna; quedan 16 ‘atrapados’ en San Pedro, Nuevo León

Hace 6 horas

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 20 horas

Senadores van ahuecando el ala

Hace 20 horas

Amarres

Hace 20 horas

Cerrando ciclos