Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Andrea Legarreta, se alista para su muerte; esta es la última voluntad de la conductora Netflix lanza segundo trailer de Sex Education 3; así cambiará la relación de Otis y Maeve Giran orden de alejamiento a padre por suministrar dióxido de cloro a su hija de 12 años para ‘protegerla’ de bacterias ¡Estaba loquísima!: Nicole Kidman confiesa haber vivido cinco meses como uno de sus personajes Descartan brote de covid-19 en secundarias de Xochimilco

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Elite

¿Qué es la inteligencia emocional?

Por María José César

Hace 3 meses

“En la última década, la ciencia ha descubierto gran cantidad de información acerca del papel que juegan las emociones en nuestras vidas. Los investigadores han encontrado que incluso más que el coeficiente intelectual… su conciencia emocional y las habilidades para manejar sentimientos determinará su éxito y felicidad en todos los ámbitos de la vida, incluyendo las relaciones familiares y laborales.” (John Gottman)

De poco nos sirve mucho conocimiento y una mente brillante, si no entendemos de empatía ni podemos leer las emociones de los demás. Gestionar las emociones es hoy una necesidad vital, y lo hemos podido comprobar en esta pandemia. Hoy podemos asegurar que los recursos emocionales son vitales para atravesar y sortear las dificultades que se nos presentan en la vida.

Pero… ¿Cuáles son estos recursos emocionales? ¿Qué es ser inteligente emocionalmente? Esta dimensión corresponde a una inteligencia más allá de los aspectos cognitivos como la memoria o la capacidad de resolver problemas. La inteligencia emocional aborda nuestra capacidad para dirigirnos con efectividad a los demás y a nosotros mismos, conectar con nuestras emociones y saber gestionarlas, saber vencer las frustraciones y frenar los impulsos… Comprendiendo que muchas de nuestras decisiones o comportamientos se originan por nuestras emociones.

Daniel Goleman, psicólogo y promotor del concepto de “inteligencia emocional”, afirmó en una de sus más recientes conferencias en España que ésta no se establece al nacer, sino que se puede crear, formar y fortalecer a través de una combinación del trabajo del temperamento innato y las experiencias vividas. El ser inteligentes emocionalmente nos permite percibir, evaluar, comprender nuestras emociones y saber gestionarlas… relacionándonos más efectivamente con los demás y con nosotros mismos.

Las dimensiones que conforman la inteligencia emocional según Goleman son…

• La autoconciencia emocional, que significa entender lo que sentimos y estar conectados a nuestros valores, nuestra esencia y nuestra intuición.

• La automotivación, que es la habilidad para orientarnos hacia nuestras metas; focalizando nuestra intención hacia una meta, y siendo relisiente ante los problemas.

• La empatía, que es la habilidad para relacionarnos e interactuar con el otro más allá de las palabras, no sólo poniéndonos en los zapatos del otro, sino calzándolos.
Peter Salovey, de la Universidad de Yale, y John Mayer, de la Universidad de New Hampshire, describieron la “inteligencia emocional” cómo la habilidad de dirigir los propios sentimientos, de pensar y de actuar a conciencia. Los seres humanos no podemos separarnos de nuestras emociones sea lo que estemos haciendo. Lo importante es que reconozcamos nuestros sentimientos y los de los demás y los podamos manejar asertivamente, a la par de que desarrollemos habilidades, actitudes y competencias.

Para ser inteligente emocionalmente…

• Sé consciente de tus emociones y busca ponerles nombre.
Reconoce cuando te sientes triste, cansado, feliz. Sé concreto con la emoción: “Me siento triste porque esperaba esto…. “

• Identifica los pensamientos negativos y lo que originan en ti. Busca trabajar en esos pensamientos para encauzarlos y no dejar que se estacionen en tu mente provocando emociones negativas.

• Motívate y reconócete cuándo logres algo. Esto también es auto conciencia y el mejorar tus propias habilidades.

• Busca aprender a hablar y escuchar mejor. A veces no sabemos dialogar o sólo queremos hablar. Busca ser empático al hablar con los demás, di lo que piensas pero siempre desde una crítica constructiva. “Yo percibo, siento, observo…”. Escucha y permite que terminen de hablar.

• Realiza pausas estratégicas de varios minutos en tu día. Realiza estiramientos y pequeñas caminatas.

• Haz del agradecimiento un acto constante. Agradece al levantarte, al acostarte, busca tener una mente enfocada en el agradecimiento.

David Caruso tenia razón al decir que, es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas…

Notas Relacionadas

Más sobre esta sección Más en Elite